Imprimir

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

10 de septiembre 2004

 
Otitis Media Aguda:
UN IMPORTANTE MOTIVO DE CONSULTA EN NIÑOS PEQUEÑOS
 

i un niño no duerme bien, está irritable, llora más de normal y se toca el oído con frecuencia, lo más probable es que sufra de otitis media aguda, una enfermedad frecuente en la infancia, que se produce por la inflamación e infección del oído medio, también conocido como caja timpánica. La mayor parte de las veces sana sin dejar problemas, pero si se repite con frecuencia puede producir pérdida auditiva, entre otras complicaciones.

El doctor Jorge Preisler, otorrinolaringólogo de Clínica Alemana de Santiago, explica que “esta infección es la segunda más frecuente en niños menores de seis años, después del resfrío común. De hecho, se estima que el 90% de los preescolares ha padecido alguna vez otitis media aguda”.

 


Medidas preventivas

- Evitar ambientes con humo.

- Fomentar la lactancia materna, porque aporta anticuerpos y permite una postura de alimentación más adecuada que la mamadera, lo que evita que se produzca reflujo hacia la trompa de Eustaquio.

- También hay vacunas antimicrobianas que disminuyen la incidencia de otitis media aguda.

- En cuanto a la higiene no se recomienda introducir objetos al conducto auditivo externo, como cotonitos, porque empuja el cerumen hacia el interior y puede provocar lesiones del conducto auditivo o de la membrana timpánica.

 

Generalmente, esta patología es causada por una proliferación de gérmenes desde la rinofaringe hasta el oído medio o por la obstrucción de la trompa de Eustaquio, canal que comunica la garganta con la caja timpánica. Esto provoca una acumulación de líquido y genera una infección.

La obstrucción puede ser gatillada por diversos factores, como un resfrío, rinitis alérgica, humo de cigarrillo, infección o crecimiento de las adenoides, déficit inmunológico o una posición inadecuada durante la lactancia, por ejemplo, tomar la mamadera de espaldas.

”Dado que el origen de esta patología es fundamentalmente infeccioso suelen estar más propensos a sufrirla los pequeños que asisten a guarderías infantiles, porque hay mayores probabilidades de contagio de enfermedades respiratorias altas, como resfríos”, sostiene el especialista.

¿Cómo reconocerla?
Las principales molestias que siente un niño como otitis media aguda son dolor de oído, decaimiento, congestión nasal, disminución de la audición y fiebre, principalmente en preescolares.

A diferencia de los niños más grandes, los pequeños no pueden comunicarse para explicar lo que les pasa, por lo tanto, es importante estar atentos a ciertos signos como irritabilidad y llanto persistente, sobre todo durante la lactancia y en la noche, que es cuando el dolor suele ser más intenso.

En un tercio de los casos también se puede apreciar un líquido purulento, muchas veces sanguinolento, que drena hacia el conducto auditivo externo. Esto es causado por una ruptura timpánica, que usualmente cicatriza en pocos días y no deja secuelas.

Para diagnosticar la otitis media aguda basta con la historia clínica del paciente y un examen físico que permita evaluar el nivel de compromiso de la zona afectada. En cuanto al tratamiento, “se indican antibióticos por siete a diez días, ya que en más del 70% de los casos el origen es bacteriano. Estos se pueden complementar con analgésicos antipiréticos para combatir el dolor y la fiebre, pero no deben usarse gotas óticas porque no llegan al oído medio”, asegura el doctor Preisler.

Posibles complicaciones
Cerca del 90% de los niños afectados se recupera en menos de 10 semanas, sin embargo, cuando este cuadro se presenta en forma persistente, es necesario realizar exámenes de audición para ver si aún hay líquido transtimpánico. Si esto se confirma hay que aspirarlo y, en ocasiones, es necesario colocar tubos de ventilación.

Pero sin duda, uno de los principales riesgos de la otitis media aguda es que la infección comprometa el oído interno, lo que puede provocar una sordera de pronóstico incierto y a veces irreversible.

 
Imprimir